American Bible Society
Lectura Diaria de la Biblia
Lectura Diaria de la Biblia
24 de enero de 2017

Mateo 20:20-34(DHH)

La Palabra fiel de vida de Dios

Introducción

Mateo 20:20-34: La madre de Santiago y Juan le piden a Jesús un favor especial en nombre de sus hijos, y Jesús utiliza esta oportunidad para enseñar a sus discípulos sobre el servicio. El capítulo concluye con Jesús sanando a dos ciegos.

La Biblia para hoy: Mateo 20:26b-27

[Jesús dijo:] «El que entre ustedes quiera ser grande, deberá servir a los demás; y el que entre ustedes quiera ser el primero, deberá ser su esclavo».

Lectura para hoy

Jesús responde a la madre de Santiago y Juan

(Mc 10.35-45)

20La madre de los hijos de Zebedeo, junto con sus hijos, se acercó a Jesús y se arrodilló delante de él para pedirle un favor.21Jesús le preguntó:

—¿Qué quieres?

Ella le dijo:

—Manda que en tu reino uno de mis hijos se siente a tu derecha y el otro a tu izquierda.

22Jesús contestó:

—Ustedes no saben lo que piden. ¿Pueden beber el trago amargo que voy a beber yo?

Ellos dijeron:

—Podemos.

23Jesús les respondió:

—Ustedes beberán este trago amargo, pero el sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me corresponde a mí darlo, sino que se les dará a aquellos para quienes mi Padre lo ha preparado.

24Cuando los otros diez discípulos oyeron esto, se enojaron con los dos hermanos.25Pero Jesús los llamó, y les dijo:

—Como ustedes saben, entre los paganos los jefes gobiernan con tiranía a sus súbditos, y los grandes hacen sentir su autoridad sobre ellos.26Pero entre ustedes no debe ser así. Al contrario, el que entre ustedes quiera ser grande, deberá servir a los demás;27y el que entre ustedes quiera ser el primero, deberá ser su esclavo.28Porque, del mismo modo, el Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por una multitud.

Jesús sana a dos ciegos

(Mc 10.46-52; Lc 18.35-43)

29Al salir ellos de Jericó, mucha gente siguió a Jesús.30Dos ciegos que estaban sentados junto al camino, al oír que Jesús pasaba, gritaron:

—¡Señor, Hijo de David, ten compasión de nosotros!

31La gente los reprendía para que se callaran, pero ellos gritaban más todavía:

—¡Señor, Hijo de David, ten compasión de nosotros!

32Entonces Jesús se detuvo, llamó a los ciegos y les preguntó:

—¿Qué quieren que haga por ustedes?

33Ellos le contestaron:

—Señor, que recobremos la vista.

34Jesús tuvo compasión de ellos, y les tocó los ojos. En el mismo momento los ciegos recobraron la vista, y siguieron a Jesús.

Reflexiona

Las personas más poderosas de un reino se sentaban a la derecha y a la izquierda de los gobernantes. ¿Cuál crees tú que era la intención que tenía la mamá al hacer esta petición? ¿Cómo respondió Jesús? ¿Cómo define Jesús su misión (versículo 28)? ¿De qué manera tú y tu comunidad sirven a los demás?

Ora

Santísimo Jesús, tu reino está caracterizado por la abnegación y el servicio, y no por la ambición, el poder o la superioridad. Enséñame el camino del servicio humilde para que te siga. Amén.

Petición para hoy

Los custodios de las iglesias.

Lectura para mañana

Hechos 9:1-25: Saulo, un perseguidor de la iglesia, se convierte en un apóstol del Señor.